Marketing online. ¿Qué es el método AIDA?

El método AIDA posiblemente sea el modelo de marketing más utilizado hasta ahora y la base de toda estrategia comercial. ¿Pero sabes realmente lo que te puede reportar el método AIDA?

Estamos acostumbrados a que a diario nos bombardeen con titulares en periódicos, mensajes en facebook, impresión de sitios web, anuncios en google,  cuñas de radio y anuncios de TV. Realmente todo tiene un mismo fin, captar nuestra atención. En un mundo cada vez más globalizado e internetizado, nos enfrentamos a una exposición continua de publicidad e información. Pero si analizamos esa publicidad, nos daremos cuenta de que muchos anuncios carecen de mensajes, ideas o creencias correctas. Siempre se tiende a una publicidad generalistas y poco segmentada, captando en muchas ocasiones la audiencia incorrecta. Inevitablemente, esto conlleva a que la toma de decisión por parte del usuario sea escasa o nula.

Para un consultor de marketing directo todavía queda enfrentarse a un reto aún más difícil, el duro análisis de todos estos datos, los informes creados, la procedencia de visitas, los ingresos de esas visitas y las conversiones finales. La única forma de garantizar un perfecto ensamblaje juntando todas las piezas del puzle, es recurrir a los antiguos modelos tradicionales de marketing que siempre han funcionado. Es curioso que hayamos extrapolado un modelo que tiene más de 100 años de historia al marketing digital, pero es completamente lógico si analizamos y seguimos los pasos del embudo mágico.

¿Qué es AIDA?

AIDA es un acrónimo que significa, Atención-Interés-Deseo y Acción. Este modelo de etapas que atraviesa un individuo durante el proceso de adquisición de un producto o servicio, se puede resumir simplemente en “un embudo de compra”, en donde los compradores van atravesando las diferentes fases del embudo hasta realizar la compra final. Es la base del marketing directo.

A continuación me gustaría explicar brevemente los pasos de ese embudo y que significa cada una de las etapas.

Diferentes fases del modelo AIDA en Marketing Online

ATENCIÓN

Este es el punto inicial en la que se reconoce la marca o negocio. En nuestro caso siempre va a venir a través de los motores de búsqueda y directorios que proporcionan este contacto inicial atrayendo visitas a la web. No hay que olvidar que sin visitas no hay conversiones y sin conversiones no hay negocio. Este es el fin último de nuestra web, que sea rentable. Aquí podemos empezar utilizando un buen SEO para posicionarnos en las primeras posiciones o si queremos actuar de forma más rápida, una estrategia PPC.

INTERÉS

Un buen diseño,  un contenido fresco y trabajado, un buen producto, un valor competitivo, todo puede atraer el interés del navegante. Provocar interacción y discusión en las redes sociales sobre tu producto y generar nuevos pensamientos hacía tu marca, va a despertar la curiosidad de mucha gente. Y si ya consigues el “Word of mouth” (boca a boca), de forma positiva, lo tienes ganado.

Dependiendo de tu modelo de negocio, una tasa de rebote baja se traduce en un tiempo mayor de navegación por tu sitio, lo que indica buena estructura de contenidos. ¿Estaremos ya fidelizando al cliente?

DESEO

El deseo es el cáliz del marketing y de la publicidad. Crear esa necesidad o deseo por tu producto o servicio es el fin último. De nuevo, el uso de las redes sociales está de nuestro lado. Hay que ser persuasivo y fomentar el uso de promociones, noticias relevantes o lo que  anime a tu audiencia a participar en tu marca. Esto atraerá a clientes potenciales y fans de tu producto. Yo incluso incitaría al uso de testimonios o casos de éxito que va a reforzar aún más lo que nuestro cliente ya tiene en mente, que es pasar a la acción.

 ACCIÓN

El final lógico del deseo que despierta tu producto es pasar a la acción, lo que se traduce en la compra del producto o servicio.

En el marketing directo, el deseo se tiene que traducir en la acción sin la ayuda de ningún otro tipo de instrumento de promoción. En esta última etapa y más importante, debemos mimar el diseño y estructura de nuestra web, es imperativo que tenga una usabilidad y accesibilidad sencilla y fácil de usar, de este modo guiaremos al usuario en todo momento a la conversión final. No se te puede escapar un cliente por tener un carrito de compra demasiado largo o porque tenga que hacer un registro en tu web.

 

Para exponerlo de forma más gráfica

EL EMBUDO DE AIDA

Así que ya sabes, analiza y optimiza para que luego no te den la paliza!